oportunidad

Sector Inmobiliario en Colombia 2023.

Oportunidades tras el velo.

¿Que ha pasado con el sector inmobiliario? ¿En dónde están las oportunidades?

En concordancia a la alta inflación, los bancos han venido incrementando sus tasas de interés para créditos hipotecarios desde el año 2022, pasando de una tasa promedio del 12% EA, hasta un 25% EA, lo que ha afectado directamente la compra de vivienda de muchos colombianos, en relación a una notable disminución de venta de bienes raíces, generando así más incertidumbre entre vendedores y compradores, desatando el miedo y la especulación en la economía sin entender el contexto de fondo. Dicha disminución en la intención de compra tiene como propósito fundamental equilibrar la oferta en relación a la demanda, permitiendo a los vendedores de inmuebles entender la situación, ajustando el valor de sus inmuebles a precios más cómodos y accesibles, y a valorar aún más a un posible comprador mediante la disposición de negociar en diferentes términos, ya sea en precios, tiempos y formas de pago, dejando en entrevistó oportunidades de negocio para compradores.

Esto suena esperanzador, pero la pregunta es: ¿quién se atreve a comprar un inmueble con unas tasas tan altas? la respuesta es sencilla: cualquier persona que haga un ejercicio responsable en la compra de su inmueble, hay opciones al alcance que las personas desconocen, cómo el Fondo Nacional del Ahorro FNA, que otorga créditos con tasas desde el 8%EA para jóvenes menores de 28 años y hasta un 13% EA – promedio para cualquier solicitante, con la opción de aplicar en simultáneo a subsidios de vivienda según sea el caso, con un proceso máximo de 2 meses, entre la solicitud del crédito y el desembolso, según comunicados oficiales y a través de diferentes medios por voz propia de Gilberto Rendón González – Actual presidente del FNA. Otra entidad que vale la pena mencionar es Banco Caja Social que mantiene sus tasas del año pasado y en un promedio del 17% EA. Adicional hay opciones financieras como proyecciones de negocio un poco más arriesgadas y bien estudiadas, donde se efectúa la compra de un inmueble a un precio bajo, con la tasa disponible que haya en el mercado y posteriormente se hace compra de cartera a una tasa más cómoda, en la medición del tiempo en relación al precio y capacidad de pago de las cuotas  esta la formula, inclusive, si dicho inmueble se vende en un periodo de NIVELACIÓN o COTIDIANIDAD económica, el crédito podrá ser cancelado fácilmente y se podrá obtener rendimiento sobre la valorización e inversión inicial de recursos propios.

Es claro que las oportunidades de compra están al alcance de todos, solo hay que identificar la fórmula adecuada según sea el caso. Ahora la pregunta es: ¿es buena idea comprar un inmueble en estos momentos? la respuesta es: sí, con buena información, herramientas y análisis habrá buenas oportunidades para adquirir vivienda,  hemos entendido que el panorama actual se debe a un proceso natural de la economía global, que estamos en curso de NIVELACIÓN con verás a la COTIDIANIDAD y estabilidad económica, que el gobierno actual en medio de la incertidumbre ha dado respuesta y ejecución oportuna ante el contexto global, sacando provecho de la adversidad; que las instituciones en Colombia son sólidas e inquebrantables independientemente del gobierno de turno, lo hemos demostrado con resiliencia ante cualquier crisis global y local, que el sector inmobiliario en Colombia es el único que se ha mantenido activo y en ascenso desde los últimos 5 años sin ser afectado por pandemia y otras coyunturas, según el último informe del DANE. 

Una pregunta frecuente derivada de la última afirmación que hicimos es la siguiente: Si el mercado inmobiliario se ha mantenido en los últimos años ¿como ha hecho para sobrevivir en el 2023? Fácil respuesta, y he aquí la otra cara de la moneda: desde siempre y ahora más que nunca los colombianos tenemos la tendencia a vivir en alquiler, el último informe del DANE confirma que a la fecha el 52% de la población vive en arriendo, un poco más de la media, porcentaje que se incrementó un 3% en comparación con el año anterior, lo que ha encarecido los arriendos y disminuido la oferta. Generalmente e históricamente, los arrendadores han obtenido un 0.5% de rentabilidad sobre su inmueble, hoy en día, según el tipo de inmueble, la zona, el mercado, la demanda y necesidad de los arrendatarios, se puede llegar a obtener hasta un 0.7% de rentabilidad para los arrendadores, hasta un 0.2% más que años anteriores, sin contar que debido a la creciente demanda de arriendos, los tiempos de comercialización se han reducido significativamente.

He aquí entonces nuevas oportunidades, para que los propietarios consideren ser pacientes con la venta de sus inmuebles y decidan arrendarlos rápido y a un precio alto, para que los arrendadores aumenten el valor de los cánones de arrendamiento acorde a la inflación y el mercado, y para  inversionistas que compren inmuebles baratos para arrendar y sacar máximo provecho sobre su inversión, y más aún si cuentan con recursos propios para la compra.

En BAU* Inmobiliaria creemos en el sector, está demostrado en cifras a lo largo del tiempo, siempre serán inversiones seguras y garantizadas, simplemente debemos entender el escenario y adaptarnos a sus condiciones para sacar provecho de las oportunidades. La vida continua, el mundo no se detiene, sigamos adelante y hagamos negocios como siempre.

BAU* Inmobiliaria, business as usual.

Otros artículos

Calle 45F # 16-29, Bogotá
310 2915084
contacto@bauinmobiliaria.co

© BAU* - Todos los derechos reservados 2022.